El viejo arte de tejer

IRENE GÓMEZ ha escrito un estupendo artículo sobre los telares en la Opinión de Zamora.

Los telares recobran vida en Moralina de Sayago. La localidad, cuna de artesanos tejedores, se afana en la recuperación de un oficio en vías de extinción, tan solo preservado de la mano de Felicísimo Pascual, quien aún conserva dos antiquísimos telares del siglo XVII entre los que le salieron los dientes…

La abundancia de ganado lanar alumbró en la zona un boyante negocio para las exiguas economías familiares de antaño que los sayagueses no parecen dispuestos a perder.

Aunque lejos de la relevancia de la época, la artesanía textil se antoja como un complemento económico para quienes se abren camino en el medio rural. Por ello, no se descarta que el aprendizaje del oficio pueda desembocar en la creación de una cooperativa textil. «Además de aprender a tejer, también se pretende buscar una salida comercial, con expectativas de futuro», explica Loli Berrocal, quien regenta una casa de turismo rural en Mámoles y asiste al taller desde el embrión del proyecto.

Puedes leer el artículo completo en la edición online del periódico.